Avisar de contenido inadecuado

EL CUERPO TERRENAL DE CADA CREYENTE ES UN TABERNÁCULO

{
}

El cuerpo Terrenal De Cada Creyente Es Un Tabernáculo 

Los cuerpos de todos los creyentes en Yeshua como el Mesías son llamados por Dios nuestro tabernáculo. En 2ª Corintios 5:1-2 está escrito:

"Porque sabemos que si nuestra morada terrestre, este tabernáculo, se deshiciere, tenemos de Elohim un edificio, una casa no hecha de manos, eterna, en los cielos. Y por eso también gemimos, deseando ser revestidos de aquella nuestra habitación celestial."

En estos versículos, podemos ver que nuestros cuerpos son llamados "nuestra morada terrestre, este tabernáculo." Espiritualmente, ya que nuestros cuerpos son vistos por Elohim como un tabernáculo y Elohim desea tener un tabernáculo para habitar entre Su pueblo, podemos comprender que Elohim desee habitar con (dentro) Su pueblo. Esto se realiza por medio del Ruach HaKodesh (Espíritu Santo) que mora en nosotros.

EL CUERPO TERRESTRE DE CADA CREYENTE ES UN TEMPLO

El cuerpo terrestre de cada creyente en Jesús como el Mesías es visto como el templo de Dios. En 1ª Corintios 3:16-17 está escrito:

"¿No sabéis que sois templo de Elohim, y que el Ruach (Espíritu) de Elohim mora en vosotros? Si alguno destruyere el templo de Elohim, Elohim le destruirá a él; porque el templo de Solo Para Mi Elohim, el cual sois vosotros, santo es."

También podemos ver esta verdad en 1ª Corintios 6:18-20, según está escrito:

"Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, esta fuera del cuerpo; mas el que fornifica, contra su propio cuerpo peca. ¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Ruach HaKodesh (Espíritu Santo), el cual está en vosotros, el cual tenéis de Elohim, y que no sois vuestros? Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Elohim en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu los cuales son de Elohim."

Por lo tanto, nuestros cuerpos son vistos por Elohim como un tabernáculo y un templo. Así como Elohim juzgó a los hijos de Israel por profanar el tabernáculo y templo terrenal por causa del pecado Elohim también juzgará nuestras vidas terrenales si manchamos nuestros cuerpos por el pecado. Los que manchan su cuerpo terrenal, que es visto por Elohim como un tabernáculo y templo, no serán la Novia del Mesias. Los que mantienen limpias sus vidas terrenales viviendo santamente para Elohim, serán la Novia del Mesias.

LAS TRES SECCIONES DEL TABERNÁCULO

El tabernáculo de Moisés estaba dividido en tres secciones principales. Estas tres secciones eran el patio exterior, el Lugar Santo y el Lugar Santísimo. Porque el tabernáculo es un anteproyecto del cielo, estas tres secciones representan un tipo y una sombra del cielo. En las siguientes explicaciones, descubriremos que las tres secciones del tabernáculo representan tres grupos principales de creyentes que estarán en el cielo. El primer grupo es de los creyentes del atrio exterior. El segundo grupo es el de los creyentes del Lugar Santo. El tercer grupo es el de los creyentes del Lugar Santísimo. Examinemos las características de cada grupo de creyentes y comprendamos cómo las tres secciones representan niveles de crecimiento y madurez espiritual en la vida de cada creyente.

LA PUERTA DEL TABERNÁCULO

El patio del tabernáculo estaba cercado con cortinas hechas de lino fino. La única manera de entrar en el tabernáculo era por medio de la entrada de la puerta oriental. Espiritualmente, esto fue dado por Elohim para enseñarnos que sólo hay un camino para llegar al cielo y es por medio de la puerta de Yeshua el Mesías. Yeshua es la puerta al cielo. En Juan 10:9 está escrito:

"Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará y saldrá, y hallará pastos."

En Revelación 3:20 está escrito:

"He aquí, yo estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo."

Por lo tanto, cada uno que pone su fe en la obra redentora de Yeshua el Mesías estará en el cielo porque han entrado por medio de la puerta espiritual del cielo, Yeshua HaMashiaj (Jesucristo). Yeshua (Jesús) es la puerta de la salvación de Elohim. Los creyentes son salvos por gracia por medio de la fe y por las obras de la ley. La salvación es un don gratuito dado por Elohim a todos aquellos que creen (Efesios 2:8-9).

EL PATIO EXTERIOR DEL TABERNÁCULO

El área más amplia del tabernáculo era el atrio exterior. De esto, podemos comprender que la mayoría de los cristianos en el cielo serán cristianos del atrio exterior. Había dos piezas de mobiliario en el atrio exterior. Estas piezas eran el altar de bronce y la fuente de bronce.

EL ALTAR DE BRONCE

El altar de bronce representa la cruz. Todos los creyentes en el cielo habrán aceptado a Jesucristo como su Señor y Salvador personal poniendo su fe en la sangre derramada en la cruz para el perdón de sus pecados. En Efesios 1:7 está escrito:

"En quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia."

LA FUENTE DE BRONCE

La segunda pieza de mobiliario en el atrio exterior era la fuente de bronce. El agua en la fuente es un cuadro espiritual de los creyentes siendo limpiados del pecado en sus vidas después de convertirse aceptando la obra expiatoria de Jesús, cuando Él murió sobre la cruz para perdonar nuestros pecados. El agente limpiador de la fuente, el agua, es un cuadro espiritual de la Palabra de Dios. Sometiendo nuestras vidas por la obediencia a la Palabra de Dios, nuestras vidas son limpiadas cuando paramos de practicar y hacer cosas pecaminosas en nuestras vidas. David expresó esta verdad en el Salmo 119:9, 11, según está escrito:

"¿Con qué limpiará el joven su camino? Con guardar tu palabra…En mi corazón he guardado tus dichos para no pecar contra ti."

Jesús oró para que fuésemos santificados (hechos limpios) por la Palabra de Dios. En Juan 17:17 está escrito:

"Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad."

En Juan 15:3, Jesús dijo que somos hechos limpios por medio de la Palabra, según está escrito:

"Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado."

Los sacerdotes que ministraban en el atrio exterior lo hacían con los pies desnudos andando sobre el suelo de la tierra. Porque los creyentes son sacerdotes delante de Dios (1ª Pedro 2:5, 9), esto es un cuadro espiritual de un creyente carnal que es salvo por la sangre de Jesús y ha sido limpiado por la Palabra de Dios pero todavía sigue andando (vive su vida) conforme a los caminos de lo natural (la tierra).

El hombre natural sigue los caminos de Dios de acuerdo a su razonamiento natural. Así como los hijos de Israel, los creyentes carnales sólo conocen los HECHOS de Dios, no conocen los CAMINOS de Dios (Salmo 103:7). Los creyentes carnales son todavía niños en Cristo y solo se pueden alimentar de la leche de la Palabra de Dios y no de la carne de la Palabra de Dios porque no han vencido los deseos de la carne (1ª Corintios 3:1-3; Hebreos 5:12-13). El creyente carnal está ciego a las cosas profundas de la Palabra de Dios y anda en la vanidad de su mente. En Efesios 4:17-18, 20 está escrito:

"Esto, pues, digo y requiero en el señor: que no andéis como los otros gentiles, que andan en la vanidad de su mente, teniendo el entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón…Mas vosotros no habéis aprendido así a Cristo."

En este pasaje de la Escritura, el Apóstol Pablo está animando a los creyentes en Éfeso para que no anden en la vanidad de su mente (su propio entendimiento separado de la sabiduría de Dios). Aún más, el atrio exterior del tabernáculo era alumbrado por la luz natural del sol. Una vez más, esto es un cuadro espiritual de la vida de un cristiano carnal que anda de acuerdo a la vista natural y no a través de los ojos espirituales.

En resumen, los creyentes del atrio exterior son salvos por la sangre de Jesús, perdonados de sus pecados y limpiados por la Palabra de Dios. Viven sus vidas de acuerdo a sus ojos naturales y no de acuerdo a los ojos espirituales del Reino de los Cielos. Conocen los HECHOS de Dios pero no conocen los CAMINOS de Dios (Salmo 103:7). Tienen corazones pedregosos y cuando la aflicción y la persecución se levanta por causa de la Palabra, se sienten ofendidos y sienten amargura hacia Dios, deseando volver a vivir conforme a los caminos del mundo (Marcos 4:14-17).

EL LUGAR SANTO DEL TABERNÁCULO

Había tres piezas principales de mobiliario en el Lugar Santo del tabernáculo. Estas tres piezas de mobiliario eran el candelabro de oro, la mesa de los panes de la proposición, y el altar del incienso. Estas tres piezas de mobiliario tipifican una andadura más profunda en las vidas de cada creyente.

EL CANDELABRO DE ORO

La primera pieza del mobiliario es el candelabro de oro que también es conocido como candelero o la menorah de siete brazos. El candelabro era alumbrado por aceite. La luz del candelabro servía para iluminar todo el Lugar Santo para que el sacerdote pudiera ministrar al Señor. El candelabro representa el Espíritu Santo. El aceite que alumbraba el Lugar Santo representa la luz que el Espíritu Santo da para iluminar el caminar de cada creyente. Los siete brazos del candelero representan los siete aspectos mayores de la obra del Espíritu Santo. Estas siete características de la obra del Espíritu Santo en las vidas de cada creyente son dadas en Isaías 11:1-2. Jesús manifestó estas siete características de la obra del Espíritu Santo en Su vida y en Su ministerio. En Isaías 11:1-2 está escrito:

"Saldrá una vara del tronco de Isaí, y un vástago retoñará de sus raíces. Y reposará sobre él el Espíritu del Señor; espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de poder, espíritu de conocimiento y de temor del Señor."

Las siete características del Espíritu de Dios son mencionadas en Revelación 1:4, 4:5, según está escrito:

"Juan, a las siete iglesias que están en Asia: Gracia y paz a vosotros, del que es y que era y que ha de venir, y de los siete espíritus que están delante de su trono…Y del trono salían relámpagos y truenos y voces; Y delante del trono ardían siete lámparas de fuego, las cuales son los siete espíritus de Dios."

LA MESA DE LOS PANES DE LA PROPOSICIÓN

La segunda pieza de mobiliario en el Lugar Santo era la mesa de los Panes de la Proposición es un cuadro espiritual de un entendimiento más profundo de la Palabra de Dios. La Palabra de Dios es el pan diario de cada creyente para sostenerse en su profundo caminar con Dios. En la oración del Padrenuestro, Jesús dijo a Sus discípulos que orasen a Dios por su pan diario. En Mateo 6:11 está escrito: "El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy."

La provisión diaria de Dios para Su pueblo fue vista cuando Dios sacó a los hijos Israel de Egipto y estuvieron en el desierto por cuarenta años. Durante este tiempo, Dios alimentó al pueblo con un alimento sobrenatural celestial, llamado maná. Los hijos de Israel debían de comerlo sobre una base diaria. En Éxodo 16:11-12, 15 está escrito:

"Y el Señor habló a Moisés, diciendo: Yo he oído las murmuraciones de los hijos de Israel; háblales, diciendo: Al caer la tarde comeréis carne, y por la mañana os saciaréis de pan, y sabréis que yo soy el Señor vuestro Dios…Y viéndolo los hijos de Israel, se dijeron unos a otros: ¿Qué es esto? Porque no sabían qué era. Entonces Moisés les dijo: Es el pan que el Señor os da para comer."

Jesús es el maná celestial del creyente. En Juan 6:33, 48 está escrito:

"Porque el pan de Dios es aquel que descendió del cielo y da vida al mundo…Yo soy el pan de vida."

EL ALTAR DEL INCIENSO

La tercera y última pieza de mobiliario en el Lugar santo es el Altar del Incienso. Espiritualmente, el altar del incienso representa las oraciones, y las intersecciones de oración del pueblo de Dios. Para que un creyente pueda entrar en el Lugar Santo, debe tener una vida dedicada y devota de oración para Dios. Por medio de una vida dedicada y devota de oración, el creyente del Lugar Santo será dirigido por el Espíritu Santo y conocerá la Palabra de Dios. Por lo tanto, el altar del incienso representa las oraciones del pueblo de Dios. En el Salmo 141:2 está escrito:

"Suba mi oración delante de ti como el incienso, el don de mis manos como la ofrenda de la tarde."

En Revelación 8:3-4 está escrito:

"Otro ángel vino entonces y se paró ante el altar, con un incensario de oro; y se le dio mucho incienso para añadirlo a las oraciones de todos los santos, y sobre el altar de oro que estaba delante del trono. Y de la mano del ángel subió a la presencia de Dios el humo del incienso con las oraciones de los santos."
Por lo tanto, creyendo y confiando en las palabras de Dios, así como un vivir diario por la Palabra de Dios, el creyente puede tener un profundo caminar cristiano. Un mayor conocimiento y comprensión de la Palabra de Dios sólo viene por medio de la revelación dada por el Espíritu de Dios. El creyente del Lugar Santo no sólo es salvo por la sangre de Jesús, es perdonado de sus pecados, limpiado por la Palabra de Dios sino que también es dirigido por el Espíritu Santo, tiene una vida desarrollada de oración, y una comprensión profunda de la Palabra de Dios por la revelación del Espíritu Santo. En el Salmo 119:105 está escrito: 

"Lámpara es a mis pies tu Palabra, y lumbrera a mi camino."

EL LUGAR SANTÍSIMO

El Lugar Santísimo debería ser la meta de cada creyente en Jesús como el Mesías. El Lugar Santísimo es la presencia viviente de Dios y la presencia de Su gloria. Había dos piezas de mobiliario en el Lugar Santísimo. Estas dos piezas de mobiliario eran el arca del pacto y el trono de la gracia (o propiciatorio) de Dios. El arca del pacto representaba la presencia de Dios entre Su pueblo. La razón por la que Dios mandó a Moisés que edificara un tabernáculo fue para que Dios pudiese habitar con Su pueblo (Éxodo 25:8-9). El lugar de morada de Dios era Su trono. El trono de Dios era el lugar donde Su gloria moraba. El trono de la gracia es el trono de Dios. Por lo tanto, el Lugar Santísimo era el lugar de morada de Dios entre Su pueblo. El lugar Santísimo era alumbrado por la gloria de Dios. No necesitaba luz natural. El cristiano del Lugar Santísimo es la Novia de Cristo.

EL TRONO DE LA GRACIA: EL TRONO DE DIOS

La gloria de Dios estaba presente en el Lugar Santísimo. El trono de Dios estaba donde la gloria de Dios habitaba. En Ezequiel 43:7 está escrito:

"Y me dijo: Hijo del hombre, este es el lugar de mi trono, el lugar donde posaré las plantas de mis pies, en el cual habitaré entre los hijos de Israel para siempre…"

En Éxodo 25:8-9, Dios dijo a Moisés que le construyera un "Mishkán" que significa "un santuario," que pudiera habitar con Su pueblo. El "Mishkán" es el lugar del trono de Dios. En Jeremías 17:12 está escrito:

"Trono de gloria, excelso desde el principio, es el lugar de nuestro santuario."
El trono de la gracia es el trono de Dios. Era desde el trono de la gracia que Dios se comunicaba (hablaba) con Su pueblo. En Éxodo 25:21-22 está escrito:

"Y pondrás el propiciatorio (el trono de la gracia) encima del arca, y en el arca pondrás el testimonio que yo te daré. Y de allí me declararé a ti, y hablaré contigo de sobre el propiciatorio, de entre los dos querubines que están sobre el arca del testimonio, todo lo que te mandare para los hijos de Israel."

Dios habló a Su pueblo desde el trono de la gracia. En Números 7:89 está escrito:

"Y cuando entraba Moisés en el tabernáculo de reunión, para hablar con Dios, oía la voz que le hablaba de encima del propiciatorio que estaba sobre el arca del testimonio, de entre los dos querubines."

En el Antiguo Testamento, sólo el Sumo Sacerdote podía entrar en el Lugar Santísimo. Aún más, El Sumo Sacerdote podía entrar sólo una vez en el Lugar Santísimo en el día de la expiación para rociar la sangre sobre el propiciatorio y así expiar los pecados del pueblo (Levítico 16:2, 14-16, 29-30). Espiritualmente, porque Jesús es nuestro Sumo Sacerdote, como creyentes tenemos acceso al trono de Dios y al Lugar Santísimo sobre una base diaria. En Hebreos 4:14-16 está escrito:

"Por tanto, teniendo un gran sumo sacerdote que traspasó los cielos, Jesús el Hijo de Dios, retengamos nuestra profesión. Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado. Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro."

Espiritualmente, por la sangre de Jesús, podemos tener acceso total al trono y el trono de la gracia de Dios. En Hebreos 10:19-22 está escrito:

"Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo, por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne, y teniendo un gran sacerdote sobre la casa de Dios, acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura."

Puesto que cada creyente tiene ACCESO al Lugar Santísimo celestial y al trono de Dios sobre una base diaria, la Novia de Cristo MORA en el Lugar Santísimo. Podemos comprender esta verdad en el Salmo 91:1 que dice:

"El que habita al abrigo del Altísimo, MORARÁ bajo la sombra del omnipotente."

El ARCA DEL PACTO

Junto con el trono de la gracia, el arca del pacto presidía el Lugar Santísimo. El arca era un símbolo de la presencia de Dios entre Su pueblo. Cuando Israel luchó contra los Filisteos, el arca fue tomada en la batalla contra los Filisteos, era una señal de que Dios ya no estaba con Su pueblo por causa del pecado (1ª Samuel 4:17,18). Durante este tiempo, la esposa de Finees, que era el hijo de Elí estaba dando a luz. La esposa de Finees llamó al niño, "Icabod" que significa, ¿Dónde está la gloria? Porque el arca de Dios fue tomada y la gloria de Dios salió de Israel. En 1ª Samuel 4:21-22 está escrito:

"Y llamó al niño Icabod, diciendo: ¡Traspasada es la gloria de Israel! Por haber sido tomada el arca de Dios, y por la muerte de su suegro y de su marido. Dijo, pues: traspasada es la gloria de Israel; porque ha sido tomada el arca de Dios."
De hecho, el tabernáculo fue construido especialmente para albergar el arca de manera que Dios habitará entre Su pueblo (Éxodo 25:8-16). De esta historia, podemos comprender que Dios no habitará entre Su pueblo mostrando Su gloria por medio de ellos, cuando el pueblo de Dios está viviendo en pecado. Por lo tanto, Dios contraerá matrimonio solamente con una Novia GLORIOSA sin mancha ni arruga (Efesios 5:26-27).

EL CONTENIDO DEL ARCA DEL PACTO

El arca del pacto contenía tres artículos. Eran la vasija de oro con el maná, la vara de Aarón que reverdeció, y las tablas intactas de la TORÁ.

LAS TABLAS DE LA TORÁ DEL TESTIMONIO

En el lugar más santo de todos, el Lugar del Santísimo, estaba la pieza de mobiliario, el arca del pacto, que simbolizaba la presencia de Dios con Su pueblo. ¡El arca del pacto contenía la TORÁ! Este hecho es MUY SIGNIFICATIVO. 
¡¡Esto muestra el GRAN VALOR y las más ALTAS ALABANZAS que Dios tiene para con su TORÁ!! Por esta razón podemos empezar a comprender porqué Dios mira a Su TORÁ como GRANDE y porqué Él se entristece profundamente con el Cristianismo cuando ve que Su Torá es como "algo extraño." En Oseas 8:12 está escrito:

"Le escribí las GRANDEZAS de mi TORÁ, y fueron tenidas por cosa extraña."
Como ya hemos estudiado anteriormente en este libro, David era un hombre conforme al corazón de Dios porque David AMABA la Torá de Dios. En el Salmo 119:18, David escribió:

"Abre mis ojos, y miraré las maravillas de tu TORÁ."

Las tablas de la TORÁ dentro del arca son llamadas por Dios, LAS TABLAS DEL TESTIMONIO (Éxodo 25:16, 31:18). La Torá de Dios será un testimonio para todo el mundo y a muchos creyentes que han llamado a la Torá de Dios, "una cosa extraña" que Dios sea santo, justo, misericordioso y recto. Dios juzgará al mundo y juzgará Su pueblo de acuerdo a las palabras de Su Torá porque la Torá de Dios es el testimonio de Dios. Anteriormente en este libro, vimos que el "Árbol de la vida" es la Torá. Porque la Novia de Cristo es una Novia triunfante, se le ha prometido que comerá del árbol de la vida. En Revelación 2:7 está escrito: 

"El que tiene oído, oiga lo que el espíritu dice a las congregaciones (iglesias). Al que venciere, le daré a comer del árbol de la vida, el cual está en medio del paraíso de Dios."

LA VASIJA DE ORO DEL MANÁ

La vasija de oro del maná es un recordatorio de la provisión SOBRENATURAL de Dios para Su pueblo en el desierto (Salmo 78:23-24). Cuando el pueblo de Dios vive y habita en Su presencia y hace Su voluntad, Dios provee una provisión SOBRENATURAL para Su pueblo para que mantenga en tiempos duros. La Novia de Cristo anda en esta provisión sobrenatural de Dios. Dios promete que los que vencen y se convierten en Su Novia les será dado este maná sobrenatural escondido del cielo. En Revelación 2:17 está escrito:

"El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las congregaciones (iglesias) . Al que venciere, daré a comer del maná escondido…"

EL CIELO ES UN TABERNÁCULO

En este punto, deberíamos comprender que el cielo es un tabernáculo. Las tres partes del tabernáculo representan los tres niveles o tipos de creyentes que estarán el cielo. El creyente niño que estará en el atrio exterior. Serán salvos y sus pecados serán perdonados pero fallaron para crecer hacia una madurez espiritual mayor. Andan conforme a su comprensión natural y en los caminos del mundo natural. El creyente del Lugar Santo tiene un conocimiento mayor de la Palabra de Dios y de los caminos de Dios que el cristiano carnal. Los creyentes del Lugar Santísimo conocen la Palabra de Dios, son dirigidos por el Espíritu, tienen una vida de oración desarrollada, pero se quedan cortos en la perfecta Voluntad de Dios para sus vidas, fallando al no someterse COMPLETAMENTE a la perfecta voluntad de Dios. El creyente del Lugar Santísimo conoce la Palabra de Dios, es dirigido por el Espíritu de Dios, tiene una vida de oración desarrollada, se olvida de las cosas mundanas para hacer la perfecta Voluntad de Dios. El cristiano del Lugar Santísimo andará en la provisión SOBRENATURAL de Dios y le será dada por Dios la autoridad para realizar su tarea dentro del Reino de Dios que Dios desea hacer por medio de ellos. Conocerán el corazón y la mente de Dios teniendo una relación íntima y personal con Dios. El creyente del Lugar Santísimo conoce la Torá/Palabra de Dios, es dirigido por el Espíritu de Dios, y oye y obedece la voz de Dios. El creyente del Lugar Santísimo es la Novia de Cristo.

LAS TRES ÁREAS DEL TABERNÁCULO RELACIONADAS 
CON EL CRECIMIENTO ESPIRITUAL

En esta sección, me gustaría hablar acerca de los tres niveles principales del crecimiento espiritual que son mencionados en la Biblia que relacionan la aplicación espiritual a las tres áreas del tabernáculo.

HIJITOS, JÓVENES Y PADRES

En 1ª Juan 2:12,14 se describe a los hijitos, jóvenes y padres, según está escrito:

"Os escribo a vosotros, hijitos, porque vuestros pecados os han sido perdonados por su nombre…Os he escrito a vosotros, padres, porque habéis conocido al que es desde el principio. Os he escrito a vosotros, jóvenes, porque sois fuertes, y la palabra de Dios permanece en vosotros, y habéis vencido al maligno."

Estos tres niveles de personas representan tres niveles progresivos de crecimiento espiritual. Los hijitos cuyos pecados son perdonados están relacionados con los creyentes del atrio exterior. Los jóvenes que conocen la Palabra de Dios están relacionados con el Lugar Santo. El padre que conoce a Dios está relacionado con el creyentes del Lugar Santísimo.

EL CAMINO, LA VERDAD, Y LA VIDA

En Juan 14:16 está escrito:

"Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí."

Espiritualmente, Jesús es nuestro tabernáculo (Juan 1:14; Hebreos 8:1-2, 9:11). Como creyentes, podemos conocerle a Él como el camino, la verdad o la vida. El creyente del atrio exterior conoce que Jesús es el camino.

Saben que Él murió por sus pecados y le han pedido que entre en su corazón y vida y son salvos e irán al cielo. El creyente del Lugar Santo conoce la Palabra de Dios y conoce que Jesús es el Camino y la Verdad. El creyente del Lugar Santísimo conoce que Jesús es el Camino, la Verdad y la Vida. La palabra, "Vida" es la palabra griega "Zoé", que significa, "el altiplano de la vida, la vida más abundante y plena."

DIOS SE REVELA ÉL MISMO A TI, EN TI, Y POR MEDIO DE TI

Cuando Dios sacó a los hijos de Israel fuera de Egipto, Dios mismo se reveló a Su pueblo. Cuando Dios llevó a los hijos de Israel al Monte Sinaí y les dio Su Torá, Dios mismo deseaba revelarse EN los corazones de Su pueblo. Cuando Dios estaba con los hijos de Israel y conquistó a los enemigos de los hijos de Israel en la tierra prometida, Dios mismo se reveló POR MEDIO DE Su pueblo.

Estos diferentes niveles de la manifestación de Dios hacia Su pueblo están relacionados con las tres áreas del tabernáculo. Dios mismo se revela AL cristiano del atrio exterior. Dios mismo se revela EN el creyente del Lugar Santo. Dios se revela Él mismo POR MEDIO DEL creyente del Lugar Santísimo.

EL INCREMENTO DEL TREINTA, SESENTA Y CIENTO POR UNO

En Marcos 4.13-20, Jesús cuenta la historia sobre la parábola del sembrador que siembra la Palabra de Dios en su corazón y en la tierra donde crecía y la cosecha de los que permitieron que la Palabra de Dios llevara fruto en sus vidas. En Marcos 4:13, 30-32, Jesús nos dice que si comprendemos esta parábola comprenderemos cómo funciona TODO el Reino de Dios.

En la parábola del sembrador el que oye la Palabra de Dios, y la Palabra de Dios lleva fruto en su vida, produce tres niveles de fruto. Estos tres niveles de fruto son el incremento del treinta, sesenta y ciento por uno. El nivel del treinta por ciento está relacionado con el creyente del atrio exterior que son salvos, sus pecados han sido perdonados e irán al cielo. El nivel de sesenta por ciento está relacionado con los cristianos del Lugar Santo que conocen la Palabra de Dios y andan por el Espíritu de Dios. El nivel del cien por cien está relacionado con los cristianos del Lugar Santísimo que conocen la Palabra de Dios, andan por el Espíritu de Dios, oyen la voz de Dios y hacen la perfecta Voluntad de D TAGS:ios en sus vidas.

LA BUENA, AGRADABLE Y PERFECTA VOLUNTAD DE DIOS

En Romanos 12:1-2, Dios describe tres niveles de hacer Su Voluntad. Estos niveles son la buena Voluntad de Dios, la agradable Voluntad de Dios, y la perfecta Voluntad de Dios. En Romanos 12:1-2 está escrito:

"Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios que es vuestro culto racional. No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta."

Presentando nuestros cuerpos (nuestras vidas) como un sacrificio vivo a Dios y renovando nuestras mentes de los caminos del mundo a los caminos de Dios, Él nos permite conocer su buena, agradable y perfecta Voluntad. La buena Voluntad de Dios está relacionada con los creyentes del atrio exterior que son salvos, sus pecados han sido perdonados y estarán en el cielo. La agradable Voluntad de Dios está relacionada con los creyentes del Lugar Santo que conocen la Palabra de Dios y andan en el Espíritu de Dios. Los creyentes del Lugar Santísimo, sus pecados han sido perdonados, conocen la Palabra de Dios, andan en el Espíritu de Dios, escuchan y obedecen la voz de Dios y hacen la perfecta Voluntad de Dios en sus vidas.

LA PASCUA, PENTECOSTÉS Y LOS TABERNÁCULOS

Dios ordenó a Su pueblo que tres veces al año debían subir a Jerusalén para celebrar Sus Días Festivos (Deuteronomio 16:16). Estas tres épocas festivas están relacionadas con los tres niveles de crecimiento y madurez espiritual en la vida de cada creyente.

La Pascua está relacionada con el cristiano del atrio exterior. Los hijos de Israel fueron redimidos de Egipto (un tipo del mundo y su sistema que es gobernado por Faraón (Satán) y su reino) matando el cordero y poniendo la sangre del Cordero sobre el dintel de sus casas. De la misma manera, nosotros somos salvos, nuestros pecados han sido perdonados, y estaremos en el cielo aceptando a nuestro Cordero de Pascua, Jesucristo, (Juan 1:29) y recibiéndole en nuestros corazones y vidas confiando en Su sangre derramada poniéndola sobre el dintel de nuestros corazones.

Pentecostés en hebreo es llamado la Fiesta de las Semanas o Shavuot (Levítico 23:15-22). En el día de Pentecostés (Shavuot), Dios dio la Torá a los hijos de Israel. La Torá es llamada la Palabra de Dios. La entrega de la Torá es conocida por el pueblo judío como la "Revelación de Dios en el Monte Sinaí." Lo que Dios reveló a Su pueblo fue Su Torá o Su Palabra. Aún así, los creyentes del Lugar Santo tienen una revelación de la Torá/Palabra de Dios como revelada por el candelabro de Dios, el Espíritu Santo.

La fiesta de los Tabernáculos es conocida por el pueblo judío como La Época de nuestro Gozo." Espiritualmente, la fiesta de los Tabernáculos, la época de nuestro gozo, está relacionada con los hijos de Israel de camino a la tierra prometida de Dios. El creyentes del Lugar Santísimo anda en la tierra prometida de Dios.

Para el creyente del Lugar Santísimo la tierra prometida de Dios es hacer la perfecta Voluntad de dios en nuestras vidas. Los desafíos son grandes y así como hubo muchos gigantes en la tierra prometida, hay muchos gigantes (obstáculos) para la perfecta Voluntad de Dios en nuestras vidas. El único camino por el que podemos derrotar a nuestros enemigos en la tierra prometida es estar entrenados para la batalla por Dios saliendo fuera de Egipto (el mundo) y crecer de ser niños en el Reino de Dios (Pascua) a un mayor conocimiento de la Palabra de Dios siendo sostenidos de manera sobrenatural por el maná celestial de Dios (Su Palabra) en el desierto de la vida. Siendo obediente y estando dispuesto, el creyente del Lugar Santísimo puede comer lo bueno de la tierra prometida (Perfecta Voluntad) de Dios (Isaías 1:19). Es solamente siendo entrenados para la batalla, escuchando la voz de Dios, estando dispuestos y siendo obedientes para hacer la perfecta Voluntad de Dios y descansando en la capacidad SOBRENATURAL de Dios para derrotar a nuestros enemigos en la tierra prometida, que los creyentes del Lugar Santísimo pueden andar en la perfecta Voluntad de Dios y comer lo bueno de las promesas de Dios en esa tierra prometida. La Novia de Cristo hace la perfecta Voluntad de Dios y vence a los gigantes (los obstáculos naturales) de la tierra prometida (la perfecta voluntad de Dios) oyendo la voz de Dios, siendo obediente a la voz de Dios, y venciendo a los gigantes en la tierra prometida por medio de la provisión y capacidad SOBRENATURAL de Dios.

EL DISEÑO DEL TABERNÁCULO

Según vamos aprendiendo en este estudio, el cielo es un tabernáculo. Los tres componentes principales del tabernáculo corresponden a los niveles principales de nuestro crecimiento espiritual. A estas alturas, me gustaría representar esta verdad y características que hemos tratado en este capítulo con una comprensión pictórica.

EL TABERNÁCULO

ATRIO EXTERIOR EL LUGAR SANTO EL LUGAR SANTÍSIMO
Hijitos Jóvenes Padres 
Camino Verdad Vida
Pascua Pentecostés Tabernáculos
30 60 100
Para Ti Dentro de Ti Por Medio de Ti
Pecados Perdonados Pecados Perdonados Conocerle a Él
Buena Voluntad Agradable Voluntad Agradable Voluntad

 

{
}
{
}

Deja tu comentario EL CUERPO TERRENAL DE CADA CREYENTE ES UN TABERNÁCULO

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre